“En palabras de Kryon hay una inteligencia dentro de este proceso inter-dimensional, que responde con exactitud a aquella célula con la que interesa comunicarse, muy diferente que en la medicina tradicional.” – KRYON –

Hay un concepto que personalmente me agrada mucho: Inteligencia cuántica. Leí esta palabra por primera vez en KRYON. [1] “Inteligencia cuántica” significa que estáis conectados con Dios ¡Todos vosotros!… En lugar de poner en el visor una sustancia química o una proteína de manera física, este aparente proceso místico se realiza por sí mismo… La inteligencia cuántica es la prolongación del brazo de la inteligencia cósmica que lo sabe todo acerca de la estructura de las células y el equilibrio general… La inteligencia cuántica visitará los lugares de vuestro cuerpo que lo necesiten.”

Ahora vivimos en uno de los mayores ajustes que la humanidad ha experimentado desde su creación. Como ya se describe en el primer capítulo, nos encontramos (y con nosotros, todo lo que existe en el planeta tierra) en un proceso de transformación masivo que quiere cuestionar todo lo que anteriormente representaba nuestra visión del mundo y nuestra verdad. Y este proceso no se detiene ante nada, ni siquiera ante el tema enfermedad.

En los pasados años 80 y 90, uno de los descubrimientos pioneros fue que detrás de todas, o al menos de la mayoría de enfermedades o accidentes había un problema en el ámbito mental-psicológico. El doctor Ruediger Dahlke, Louise L. Hay y algunos otros renombrados autores trataron de sensibilizar al lector sobre ello.

 También el tiempo de las “Flores de Bach” había llegado finalmente, aunque ya habían sido desarrolladas por el Dr. Edward Bach en los años 30. Similar a la homeopatía, que es “Lo igual cura con lo igual” o se equilibra. Dicho de otra forma, la vibración sutil de las flores conecta a la gente con la frecuencia básica armónica que les falta y que ha surgido de un desequilibrio. Solo ahora, en las últimas dos décadas, llegó la ciencia a relacionar la aparición de enfermedades con sucesos reprimidos o no asimilados o con emociones.

Aunque muchos científicos aún no han llegado a la inteligencia cuántica, al menos estamos en el camino hacia ella.

[1] Carroll, Lee: Kryon XI. Levantar el velo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s