DEJA DE OBSTACULIZAR TU PROPIO CAMINO Y NO ENVIDIES A LOS OTROS

10 pasos para mujeres que desean desarrollar su potencial en algún momento

 Wilhelm Busch dijo que la envidia es la forma más honesta de reconocimiento

Mientras que tener celos significa ‘‘quiero tener lo que tú tienes’’, ser envidioso/a significa ‘‘quiero tener lo que tú tienes, y ¡no quiero que tú lo tengas!’’. Si los celos añaden un poco de sabor al plato, como la sal y la pimienta, la envidia supone vaciar el pimentero entero encima de la comida.

Es más, la envidia indica falta de autoestima, y apunta a la autocompasión, algo que resulta del compararse con los otros y sentirse en desventaja.

Y también a la inversa: si nos sentimos envidiados, hay una confesión oculta de que nos sentimos mejores, más exitosos/as e incluso más afortunados/as. Al menos en un primer y superficial vistazo. No obstante, si observas con más detenimiento las leyes espirituales, descubrirás que todo lo que nos sucede es el resultado de la ley de causa y efecto.

La envidia no es buena porque…

  • es más positivo centrarse en la propia vida, necesidades y éxitos
  • eres más feliz cuando estás satisfecho/a con lo que tienes
  • es mejor concentrarse en tus habilidades y talentos en vez de observar a los otros
  • es mejor definir baremos y prioridades personales
  • la envidia puede destruir relaciones, algo que seguramente no quieres
  • la envidia debilita la autoestima, la valía personal y la confianza en uno/a mismo/a; que es lo último que quieres

      REFLEXIONES SOBRE EL TEMA DE LA ENVIDIA

  • Nadie sabe lo que sucede en la privacidad de otras personas. Quizá paguen un alto precio por su éxito.
  • La envidia es veneno. Tiene un efecto directo en tu cuerpo y lo debilita. Nelson Mandela dijo una vez que la envidia es como beber veneno esperando que mate a tus enemigos. ¡La envidia siempre trabaja en tu contra!
  • Si eres envidiado/a, no te sientas ofendido/a o enfadado/a. El exitoso presentador alemán de televisión Robert Lembke solía decir ‘‘La compasión se obtiene gratis, la envidia hay que ganársela.’’.
  • Obsérvate y reconoce en qué situaciones sientes envidia y por qué. Solo cuando veas a través de tus patrones de conducta, podrás trabajar conscientemente en ellos.
  • Admite tu inseguridad, frustración y autocompasión en relación con la envidia. ¡No te avergüences! Cuanto más reprimas estas emociones, más te hundes en la espiral de la envidia.
  • Cambia tu punto de vista en la vida y deja el papel de víctima. Mientras creas que fuiste un/una niño/a desaventajado/a y que aún lo eres como adulto/a, siempre envidiarás a otras personas. Comprende que las vidas de otras personas, que probablemente envidias, no son perfectas ni carecen de problemas.
  • Deja de pensar en lo que es justo o no. No conoces el plan superior que hay detrás de las vidas de las personas. No tienes ni idea sobre sus tareas de aprendizaje y pasos hacia su desarrollo y qué retos tienen que afrontar. Quizá las tareas de aprendizaje más duras para ellas, resultan fáciles para ti.
  • Ten el valor de cambiar tus condiciones de vida si no eres feliz. Quejarse, envidiar y lamentarse solo te restan energía, y no sirven para nada. Así que bueno, como dice el refrán: ¡cámbialo, ámalo o déjalo!

 

Español

¡DEJA DE PONER OBSTÁCULOS EN TU CAMINO Y DEJA ATRÁS EL PASADO!

10 pasos para mujeres que desean finalmente desarrollar su potencial

Hay un refrán de John Knittel que dice que eres viejo cuando encuentras más placer en el pasado que en el futuro.

¿Eres una de esas personas que están en el presente físicamente pero su mente aún está en el pasado? ¡Es muy difícil, si no imposible, descubrir y vivir tu potencial en esa situación!

Te sientes indecisa, gastando tus recursos con personas y situaciones que tienen un papel diferente o ningún papel en el presente.

Quizá desees reflexionar sobre estas preguntas durante algunos minutos:

¿Por qué estás a veces atascada en el pasado?

  • ¿No puedes quitarte las situaciones negativas, decisiones erróneas y fracasos del pasado de tu mente?
  • ¿Te arrepientes de las oportunidades perdidas?
  • ¿Eres incapaz de perdonarte por algo del pasado?
  • ¿Tienes miedo de que tus mejores días se hayan ido?
  • ¿Te gustaría volver atrás para tomar otra dirección en una encrucijada de tu vida?
  • ¿Es el futuro una gran causa de preocupación para ti?

Cómo puedes retirarte mentalmente del pasado

  • Tómate tiempo para pensar muy conscientemente sobre algo del pasado que no puedas eliminar de tu mente. Tómate tiempo para esto, por ejemplo 20 minutos por la tarde. Cuando el tiempo haya pasado, cambia deliberadamente tus pensamientos hacia algo totalmente diferente. Probablemente seas capaz de detener o, al menos, controlar tus pensamientos circulares.
  • Reemplaza tus pensamientos sobre el pasado por planes positivos conscientemente elegidos. Si, por ejemplo, sigues preocupándote por discusiones o temas del pasado, entonces afirma rotundamente ‘‘¡BASTA!’’; y piensa en algo hermoso, como unas vacaciones, una celebración o un día relajante.
  • Imagina tu futuro de la mejor manera posible; planea los primeros pasos y empieza a realizarlos. Esto te deja sin tiempo para pensar en el pasado.

Cómo hacer las paces con el pasado

  • ¡Aprende a distinguir hechos de sentimientos! Las emociones pueden ser agonizantes, ocupar mucho espacio, chupar energía y muchas veces no tienen nada que ver con la realidad. A veces puede que te dejes llevar por la fantasía. No hagas una montaña de un grano de arena.
  • Valora las experiencias que has tenido en situaciones difíciles del pasado. Acéptalas totalmente. No tiene sentido luchar con el pasado, así que aprende tus lecciones con agradecimiento.
  • ¡Cambia tu visión del pasado! Si esto te cuesta, imagínate como una observadora imparcial y comprende que son tus emociones las que principalmente no te dejan en paz. Intenta prestar atención a los hechos que te conectan con el suceso del pasado y no a los sentimientos.
  • Permítete disfrutar del presente y mirar hacia adelante. Incluso si has perdido a alguien cercano, y ahora debas vivir sin él o ella, es importante aprender a disfrutar la vida plenamente de nuevo.

 

Español

¡Deja de obstaculizar tu propio camino y REÚNE TODA TU VALENTÍA!

10 pasos para mujeres que desean desarrollar su potencial en algún momento

 “No seas demasiado tímida y dubitativa en tus acciones. La vida entera es un experimento. Cuanto más experimentes, mejor.’’  (Ralph Waldo Emerson)

¡Quien no arriesga, no gana! Esta no es una revelación nueva, sino la oportunidad perdida de muchas experiencias inspiradoras, cambios necesarios e importantes pasos hacia delante.

La vida sin riesgos calculables resulta aburrida, como un insípido caldo sin sabor.                     Y la originalidad de la vida pasa ante ti mientras eres incapaz de tomar decisiones por tus dudas o desánimo.

¿Dónde estás en tu vida actual?

¿Hay quizá en tu vida algunos pasos valientes esperándote? ¿Qué te parecen las siguientes preguntas para un breve momento de reflexión?

  • ¿Consideras tu vida una carrera de obstáculos?
  • ¿Estás haciendo frente a una decisión que temes y con la que no quieres comprometerte?
  • ¿Pones en marcha tus deseos y sueños?
  • ¿Actúas muy impulsivamente porque pensar demasiado te da miedo?
  • ¿Sueñas con aventuras que nunca sucederán?
  • ¿Dejas decisiones importantes sobre ti o sobre tu vida a otras personas?
  • ¿Tiendes al pesimismo?

Es importante escuchar a tus sentimientos al tomar decisiones. Pero ten en cuenta lo influenciables que pueden ser los instintos por miedos artificialmente construidos.

Las observaciones de las personas a tu alrededor pueden angustiarte o inquietarte.                       Estas personas no tienen suficiente valor y no quieren que camines tu camino con determinación y que tomes decisiones con valentía porque ellas mismas son incapaces de hacerlo.

¡No te engañes! Igual que los músculos, el valor se entrena.

Cómo abandonar la trampa del desánimo:

  • Si eres emocionalmente insegura y no sabes lo que correcto o incorrecto, toma tus decisiones racionalmente.
  • Obtén mucha información antes de hacer cambios significativos en tu vida.
  • Toma las oportunidades de cambio que la vida te ofrece y no las dejes pasar delante de tus ojos.
  • No solo prepares un plan A, sino también un plan B (e incluso un plan C).
  • Si te sienes insegura, da pequeños pasos que te aproximen a tu objetivo.
  • Aprende a distinguir entre los pensamientos racionales e irracionales que pueden influir negativamente en tu decisión.
  • Date cuenta de que no hay vida sin riesgos, a menos que quieras pasar el resto de tu vida en la cama (e incluso ahí puedes sentir claustrofobia).

¡Quien no arriesga, no gana! Pero si eres valiente, paso a paso te volverás más confiada, sufrirás menos estrés mental y verás tus objetivos más claramente y en algún momento los alcanzarás por tu fuerza de voluntad aumentada. Y así llegará el día en el que hayas olvidado aquello que te atemorizaba.

 

Español

¡DEJA DE SER TU ENEMIGO MÁS GRANDE! 10 PASOS PARA MUJERES QUE POR FIN QUIEREN VIVIR SU POTENCIAL

¿A veces te mueves en la vida como si tuvieras el freno de mano puesto?

¿Te bloqueas a tí misma porque tienes ideas que ya están totalmente obsoletas desde hace mucho tiempo?

¿Te frenan repetidamente pensamientos y patrones de comportamiento rígidos e improntas de la infancia?

¿ Absorben tus bloqueos demasiada de tu energía que podrías utilizar de manera mucho más significativa y rentable para tu potencial?

Tal vez ya no te das cuenta de tus bloqueos  en la vida diaria…

… porque ya se han convertido en una parte de tí- o tú en una parte de ellos,

… porque siempre has funcionado de esta manera y todavía no se te ha ocurrido la idea de cambiar las “pastillas de freno”

… Porque tienes miedo o tal vez es demasiado confortable que mirar en profundidad tus bloqueos, por lo tanto no puedes entender en qué patrones estás atrapado o en qué dirección se mueve tu vida

¡DEJA DE SER TU ENEMIGO MÁS GRANDE!

Te invito a que pienses por lo menos una vez en las siguientes indicaciones:

1) ¡DESPÍDETE DE TU AUTOCOMPASIÓN!

¿Piensas de vez en cuando que otras personas lo tiene más fácil que tú?

¿Estás seguro de que nadie comprende el tamaño de tu problema?

¿Tienes la sensación de que la vida es injusta contigo?

¿Hablas más de cosas negativas que de cosas positivas?

¿Piensas que tus preocupaciones son más grandes que las de la mayoría de las otras personas?

Es muy fácil caer en la trampa y quedarse atrapado en ella. Mientras te quedas en ella no tienes ninguna posibilidad de cambiar algo en tí o en tu situación. Si te liberas de la trampa de tu autocompasión, estarán a tu disposición energías que antes estaban bloqueadas, para recuperar  activamente el control de tu vida.

2) ¡DEJA TU TESTARUDEZ!

¿Estás anclado en acontecimientos del pasado?

¿Estás anclado en tus ideas?

¿Te cuesta cambiar tus ideas?

¿Tienes dificultad para trabajar en equipo?

¿Eres desconfiado con respecto a los demás?

Es poco favorable querer controlarlo todo y a todos . Porque detrás de esta obsesión por el control y la incapacidad de abandonar tus propias ideas se esconden miedos que bloquean. Es una pena que la energía se pierda a través de tus fijaciones, testarudez o miedo de perder el control, que podrías utilizar de manera mucho más rentable.

3) ¡LEVÁNTATE DESPUÉS DE UNA DERROTA!

¿Te asustas tan sólo con pensar en la posibilidad de fracaso?

¿Depende tu autoestima de tu éxito?

¿Tienes miedo a parecer un perdedor frente a los demás?

¿Te dejas desanimar por los fracasos?

¿Te escudas tras excusas cuando tus planes no salen bien?

Tal vez deberías buscar más cerca en el origen del fracaso  y la derrota, porque puede que te sientas, como muchas otras personas, que viven el fracaso como algo inaceptable. Muchos de nosotros ya fuimos educados para conseguir el éxito por lo tanto un fracaso no es tolerable, o por lo menos, es muy difícil de tolerar. ¿Pero a lo mejor deberíamos aceptar los fracasos como una parte importante de nuestro proceso personal de desarrollo?

4) !APRENDE A APRECIAR LA SOLEDAD!

¿Vas a veces solo a restaurantes, al cine o a un concierto?

¿Eres de la opinión que estar solo es aburrido?

¿Te rodeas constantemente de otras personas o te estás comunicando constantemente por teléfono con alguien?

¿Crees que las meditaciones o tener un diario es una inútil pérdida de tiempo?

¡Dejas la televisión o la radio encendida de fondo cuando estás solo en casa?

Hoy en día puedes con facilidad, pulsando un botón, comunicarte con otras personas, independientemente de dónde se encuentren. Tal vez te has olvidado de cómo estar solo, te sientes impulsado a comunicarte constantemente con alguien. A menudo detrás de este comportamiento se esconden  miedos a la soledad o a no ser importante para otros. ¿No crees que es el momento para resolver este bloqueo?

5) ¡DEJA IR TU IMPACIENCIA!

¿Siempre quieres acabar todo enseguida?

¿Te pones nervioso cuando otros no pueden seguir tu ritmo?

¿Estás convencido que algo no funciona si no ves resultados inmediatamente?

¿Crees que en la vida todo tiene que suceder rápidamente?

¿El proverbio  “las cosas buenas llevan tiempo” es incompatible con tu filosofía de vida?

El tiempo vuela – y tú con el. Tal vez tienes la sensación de que siempre te estás perdiendo algo si no puedes mantener el ritmo. Quizás a veces sobreestimas tus posibilidades de llegar a un resultado más rápidamente o también tomas un atajo que puede ser contraproducente en un proceso de desarrollo. A menudo el conocimiento puede ayudar a entender que los cambios necesitan tiempo, como el mosto, que solo después de un largo almacenamiento puede madurar en un delicioso vino.

6) ¡DEJA IR TU MIEDO AL CAMBIO!

¿Tienes problemas para tomar decisiones?

¿Tienes miedo a salir de tu zona de confort?

¿ Piensas mucho en realizar algún cambio, pero siempres lo pospones?

¿Tienes miedo a cambiar tu rutina?

¿Es difícil para tí implementar y realizar planes de cambio?

Si tienes miedo a los cambios, probablemente un día te encontrarás en un callejón sin salida. Después de todo, la vida significa cambio en pequeña y en gran escala:  si no tienes coraje para los cambios, no podrás aprender nada nuevo, tu calidad de vida no va a mejorar y los problemas no se van a resolver solos. Cuanto más esperes para cambiar, más fuerza necesitarás al final para llevarlos a cabo.

7) ¡ATRÉVETE!

¿Sueñas alguna vez con viajes y aventuras pero finalmente, no te atreves a hacer tus sueños realidad?

¿Siempre te imaginas el peor escenario posible en una situación?

¿Dejas tomar  las decisiones a los demás de manera que tú no tengas que decidir nada?

¿Tal vez ya perdiste oportunidades en tu vida a causa de tu exagerada necesidad de seguridad?

¿Evitas los riesgos porque tienes miedo de posibles peligros o golpes bajos?

Tal vez creciste en un entorno pesimista o ansioso. Tal vez nadie te dió el ejemplo de que a veces hay que atreverse a aceptar riesgos inteligentemente para darle un cambio decisivo a tu vida. Tal vez eres un maniático de la seguridad y no aprovechas las muchas oportunidades que la vida puede ofrecer debido a tu falta de coraje. Pero: “Si no arriesgas, no ganas”. Si tienes demasiado miedo a reajustarte, entonces nunca va a ser capaz de ir de A a B en la vida.

8) ¡APRENDE DE TUS ERRORES!

¿Siempre buscas la causa de los errores en los demás (como primera opción)?

¿Te tomas bastante tiempo para buscar soluciones a un problema?

¿Te resulta a veces problemático buscar alternativas?

¿Es difícil para tí dejar de tener hábitos que te bloquean?¿Alguna vez piensas: “¡Nunca voy a hacerlo de nuevo!” Y lo haces de nuevo de todos modos?

Si quieres aprender de tus errores, no podrás evitar un autoconocimiento honesto . Es importante tener en cuenta lo que salió mal, cuál fue tu participación en el error y lo que estás intentando reprimir  o no quieres admitir. Presta atención a las señales de alarma que te advierten que  has tomado el camino equivocado antes de que sigas en él. Se necesita una buena dosis de responsabilidad sobre tí mismo para aprender de tus errores y finalmente beneficiarte de ellos.

9) ¿NO CEDAS PODER A LOS DEMÁS!

¿Depende tu bienestar de como son los demás son contigo?

¿Haces las cosas sin quererlas de verdad porque otros te persuaden, te presionan o lo esperan de tí?

¿Es difícil para tí poner límites y decir que no?

¿Piensas mucho acerca de cómo puedes convencer a otras personas?

¿Es importante para tener una buena apariencia, ya que deseas que los demás piensen sólo en positivo sobre tí mismo?

Si sigues dando a la gente tu poder, te sentirás prisionero, incómodo e infeliz. Serás dependiente de los demás porque tus sentimientos están vinculados a sus opiniones. Dejas a los demás determinar tu autoestima.

Serás siempre más sensibles  a sus críticas y te darás vueltas como una bandera ondeando en el viento, con el fin de complacerles. ¿No es momento de parar finalmente?

10) ¡ALÉGRATE HONESTAMENTE SOBRE LA FELICIDAD Y EL ÉXITO DE LOS DEMÁS!

¿Envidias a otros en lugar de alegrarte por que hayan realizado sus sueños?

¿Tienes dificultades con ser amigo cercano o con pasar tiempo con gente que tiene más dinero que tú?

¿Te alegras a veces de las desgracias de los demás?

¿No te gusta escuchar las historias de éxito de los demás?

¿Finges a veces que estás mejor (financieramente o emocionalmente) de lo que estás en realidad?

¿Conoces la diferencia entre la envidia y los celos? Las personas  celosas piensan: “¡Yo quiero tener lo que tú tienes/ y ser capaz de lo que tú eres capaz!”. Sin embargo, la gente envidiosa piensa: “¡Quiero lo que tienes, pero que tú no lo tengas! / ¡Quiero hacer lo que tú haces, pero que tú no puedas hacerlo!” Los celos – si no son demasiado pronunciados – pueden ser un correctivo, ¡pero la envidia es completamente perjudicial! Se basa en un profundo sentimiento de inseguridad y en problemas de autoestima – y ciertamente nada que te haga evolucionar en la vida.

Si quieres vivir tu potencial, tienes que empezar a reconocer tus bloqueos y disolverlos gradualmente. Porque roban mucha de tu energía.  Cualquier cosa que hayas planeado para esta vida…deja de ser tu enemigo más grande!

Español

¡DEJA DE OBSTACULIZAR TU PROPIO CAMINO Y ABANDONA EL MIEDO AL CAMBIO!

10 pasos para mujeres que desean alcanzar finalmente su potencial

James Gordon dice que no existen las personas con fuerza de voluntad o sin ella, sino que hay personas listas para el cambio y otras que no.

Miedo al cambio: ¿quién no lo conoce? No importa si es un cambio de trabajo, una separación, una mudanza o un cambio de estilo. Muchas personas tienen miedo a no ser capaces de afrontar el cambio, de tomar la decisión equivocada o de ser criticadas o rechazadas por los demás si cambian.

Después hay cambios que están fuera de nuestro control. Nos golpean desde el exterior: como ser abandonado/a, perder a un ser querido o hacer frente a una enfermedad.

La vida es como un collar de perlas lleno de cambios

No obstante, centrémonos en aquellos cambios sobre los que podemos decidir, en los que podemos influir y tomar el control conscientemente.

Merece la pena recordar que nuestra vida es un continuo flujo de cambios, sin importar que nosotros los queramos o no. Pueden ser el resultado de ciertas etapas en la vida, como el embarazo – nacimiento – infancia – pubertad – edad adulta – muerte. O de nuestras propias decisiones. Y, por supuesto, también de los cambios de otras personas a las que estamos estrechamente vinculadas.

Cómo manejar los cambios con éxito

Algunos cambios son rechazados desde el comienzo y, por ello, echados a perder incluso antes de ser expresados en voz alta. Resulta de ayuda escribir sobre los pros y contras del cambio para valorar sus posibles efectos de forma global. A veces nuestra intuición nos juega malas pasadas, pero una vez anotamos los hechos, nuestros miedos se hacen pequeños.

A veces la vida parece pedir a gritos un cambio, pero nosotros simplemente no queremos pensar en ello, por el estrés y las consecuencias. Sin embargo, muchas de las cosas que no cambiamos nosotros, serán cambiadas por los demás. ¡Y no siempre a nuestro favor!

Todo tiene su momento y por eso el momento adecuado para el cambio es muy importante. Si posponemos los cambios, podemos llegar a perder el momento propicio, lo que conlleva más esfuerzo o dificultad. Puede que esto nos conduzca a un rol pasivo que nos impide ser capaces de tomar nuestras propias decisiones.

También puede ser que intentemos influir sobre situaciones que necesitan cambiar, hasta que ya no exista una verdadera necesidad de cambio. Esta política del ‘‘avestruz’’ solo ofrece protección durante un periodo corto de tiempo y puede acabar siendo un problema de verdad.

En muchas ocasiones les hemos dicho a los otros: ‘‘No puedo’’, cuando realmente queríamos decir ‘‘No quiero, dejadme en paz’’. Esto nos lleva a la cita del principio. Por supuesto que hay situaciones en las que nos vemos débiles en las que somos mentalmente incapaces de generar grandes cambios, pero deberíamos plantearnos honestamente si estamos utilizando excusas.

No hace falta ni decir que hay situaciones en la vida que nos confrontan con los cambios y en las que no podemos influir ni lo más mínimo.  (Verlinken zu Resilienzartikel) Sin embargo, todas las decisiones realmente importantes pueden poner tu vida patas arriba, pero, a largo plazo, incluyen la oportunidad de mejorar la propia calidad de vida o de evolucionar a nivel personal. Creedme, ¡se de lo que hablo!

Español

Deja de bloquear tu propio camino y ¡DEJA DE SER IMPACIENTE! 

10 pasos para mujeres que quieren desarrollar su potencial con el tiempo

 

‘‘La hierba no crecerá más rápido si tiras de ella.’’ Anónimo

El tiempo pasa volando, así como nosotros. Quizá a veces sientas  que estás perdiéndote algo cuando no puedes mantener un ritmo rápido. Quizá sobrestimes las oportunidades de llegar a una conclusión rápida o quizás quieras tomar un atajo. Al final, te das cuenta de que todo eso es contraproducente. Puede resultarte de ayuda el darte cuenta de que los cambios llevan su tiempo. Igual que las uvas solo se convierten en buen vino después de un largo periodo de fermentación y maduración.

De ahí esta invitación a reflexionar sobre uno/a mismo/a:

  • ¿Quieres siempre que las cosas se hagan inmediatamente?
  • ¿Te enfada que otras personas no puedan mantener tu ritmo?
  • ¿Piensas que algo no funciona porque no puedes ver resultados inmediatos?
  • ¿Crees que todo en la vida debería suceder rápidamente?
  • ¿La frase ‘‘Lo bueno se hace esperar’’ es contraria a tu filosofía de vida?
  • ¿Sientes orgullo por tu habilidad para hacer varias cosas a la vez?
  • ¿En ocasiones subestimas cuánto tiempo se necesita para obtener un cierto resultado?

Por qué en ocasiones somos tan impacientes

En estos tiempos en los que todo va rápido, estamos acostumbrados al hecho de que todo es posible de forma ‘‘inmediata’’. Antiguamente las cartas tardaban días o semanas en llegar al receptor, ahora los correos electrónicos y mensajes de texto llegan a la persona en cuestión de segundos. Antes los actores y actrices tenían que tener mucha práctica antes de presentarse para un papel, ahora se vuelven famosos de la noche a la mañana en los programas de castings. Estas observaciones llevan a falsas conclusiones y da la impresión de que el éxito puede alcanzarse sin esfuerzo. La realidad es que generalmente todo es distinto, por eso es mejor…

  • ser realista sobre los objetivos y los resultados,
  • planear a largo plazo en vez de desear ver resultados en poco tiempo,
  • permitir conscientemente el tiempo necesario para el cambio,
  • no intentar ganar nada bajo presión,
  • no hacer que la calidad de vida dependa de los resultados que se desea obtener,
  • aceptar que las mejoras necesitan tiempo o que pueden no llegar a ser conseguidas nunca.

Cómo deshacerte de tu impaciencia

Es un paso importante aprender a distinguir entre expectativas realistas y no realistas.              No hace falta decir que esto requiere auto-reflexión sincera o ayuda externa. Siempre que tengas expectativas excesivas, que nunca pueden ser realizadas u satisfechas, están perdiendo energía.

El sistema educativo actual  aún incluye la evaluación en función de los resultados. Sin embargo, intenta no medir tu progreso y tus resultados con los logros de otras personas.  Tienes una personalidad individual, con tus fortalezas individuales y debilidades. Por ello, no tiene sentido medirte con otros.

¡Valora tus éxitos parciales!

¿Eres impaciente porque solo tienes el objetivo final en mente? Entonces debes recordar que hay pasos intermedios para alcanzar tu objetivo. El problema: los pasos intermedios y éxitos parciales no son consecuentemente valorados. Así, recuerda siempre que también el camino hacia tu objetivo es una parte importante para alcanzar tu objetivo.

Los atajos parecen ser la solución a veces cuando das saltos impacientemente. Pero los atajos están relacionados con una pérdida de calidad. Por ello, reflexiona cuidadosamente sobre si traen una ventaja respecto al tiempo, o si es mejor invertir en paciencia para mejorar la calidad.

¡No te dejes llevar por las acciones rápidas o equivocadas!

Y si perteneces a la gente impulsiva, es muy probable que hayas experimentado el actuar rápida y equivocadamente por impaciencia y frustración. Ya decía Confucio que aquel que no tiene paciencia en las cosas pequeñas, fracasará en los proyectos grandes.

Probablemente hay áreas en tu vida en las que está totalmente claro que hará falta tiempo y disfrute para su desarrollo. Pero también hay circunstancias en tu vida en las que desearías que algo sucediese inmediatamente. Por ello, observa estas áreas muy conscientemente, e intenta hacer lo mejor al aprender a practicar tu paciencia.

 

Español