10 pasos para mujeres que desean desarrollar su potencial en algún momento

 “No seas demasiado tímida y dubitativa en tus acciones. La vida entera es un experimento. Cuanto más experimentes, mejor.’’  (Ralph Waldo Emerson)

¡Quien no arriesga, no gana! Esta no es una revelación nueva, sino la oportunidad perdida de muchas experiencias inspiradoras, cambios necesarios e importantes pasos hacia delante.

La vida sin riesgos calculables resulta aburrida, como un insípido caldo sin sabor.                     Y la originalidad de la vida pasa ante ti mientras eres incapaz de tomar decisiones por tus dudas o desánimo.

¿Dónde estás en tu vida actual?

¿Hay quizá en tu vida algunos pasos valientes esperándote? ¿Qué te parecen las siguientes preguntas para un breve momento de reflexión?

  • ¿Consideras tu vida una carrera de obstáculos?
  • ¿Estás haciendo frente a una decisión que temes y con la que no quieres comprometerte?
  • ¿Pones en marcha tus deseos y sueños?
  • ¿Actúas muy impulsivamente porque pensar demasiado te da miedo?
  • ¿Sueñas con aventuras que nunca sucederán?
  • ¿Dejas decisiones importantes sobre ti o sobre tu vida a otras personas?
  • ¿Tiendes al pesimismo?

Es importante escuchar a tus sentimientos al tomar decisiones. Pero ten en cuenta lo influenciables que pueden ser los instintos por miedos artificialmente construidos.

Las observaciones de las personas a tu alrededor pueden angustiarte o inquietarte.                       Estas personas no tienen suficiente valor y no quieren que camines tu camino con determinación y que tomes decisiones con valentía porque ellas mismas son incapaces de hacerlo.

¡No te engañes! Igual que los músculos, el valor se entrena.

Cómo abandonar la trampa del desánimo:

  • Si eres emocionalmente insegura y no sabes lo que correcto o incorrecto, toma tus decisiones racionalmente.
  • Obtén mucha información antes de hacer cambios significativos en tu vida.
  • Toma las oportunidades de cambio que la vida te ofrece y no las dejes pasar delante de tus ojos.
  • No solo prepares un plan A, sino también un plan B (e incluso un plan C).
  • Si te sienes insegura, da pequeños pasos que te aproximen a tu objetivo.
  • Aprende a distinguir entre los pensamientos racionales e irracionales que pueden influir negativamente en tu decisión.
  • Date cuenta de que no hay vida sin riesgos, a menos que quieras pasar el resto de tu vida en la cama (e incluso ahí puedes sentir claustrofobia).

¡Quien no arriesga, no gana! Pero si eres valiente, paso a paso te volverás más confiada, sufrirás menos estrés mental y verás tus objetivos más claramente y en algún momento los alcanzarás por tu fuerza de voluntad aumentada. Y así llegará el día en el que hayas olvidado aquello que te atemorizaba.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s