“Sois almas que han viajado mucho y que han nacido en este planeta muchas veces. Esto es un hecho, por extraño o difícil de creer que os resulte. Vuestra mente humana piensa que habéis tenido tres, cinco, diez encarnaciones. ¡Ni de lejos, amigos míos!

Otra falsa creencia es pensar que existe una rueda de las reencarnaciones que gira continuamente. Sí, nacéis de nuevo, ¡pero no eternamente! ¡Solo pensad qué sentido tendría reencarnaros una y otra vez!

Cada nueva vida os da la posibilidad de evolucionar, aprender y crecer. Podríais pensar que las almas poseen un nivel de evolución tan alto que ya no tienen nada que aprender. ¿Entonces por qué creéis que estáis aquí? La Tierra es un planeta especial para experimentar. Aquí las almas viven muchas experiencias que jamás podrían tener en la fuente divina, de donde vienen. Experiencias humanas, terrenales; con emociones y situaciones de aprendizaje que solo la dualidad puede proporcionar.

Antes de que toméis la decisión de regresar a la Tierra, nadie os dice lo que es bueno o malo para vuestra evolución. Solo vosotros decidís vuestro plan de vida y las condiciones de vuestra vida terrenal. Nadie os juzga por lo que habéis aprendido de vuestras experiencias en la Tierra. ¿Pensáis que nosotros los ángeles vamos a juzgaros por lo bien que hayáis manejado una tarea de aprendizaje? Ni nosotros ni Dios juzgaremos vuestra vida. Solo vosotros podéis decidir lo felices o infelices que sois con vuestra propia encarnación.

En vuestras escuelas es un poco diferente: en cada clase hay nuevos retos y tareas de aprendizaje. Os animan —y en ocasiones incluso os obligan— a que aprendáis vuestras lecciones y después se evalúan vuestros resultados. Como almas en un cuerpo humano, la vida en la Tierra es como la clase de una escuela. También se os anima a que aprendáis y resolváis problemas, pero por vosotros mismos. Esto requiere de ciertas situaciones y personas, como los actores de una obra de teatro. Desde un punto de vista más elevado, vosotros mismos elegís las situaciones y los actores de vuestra obra. Ellos son esas maravillosas almas que han decidido volver a la Tierra casi al mismo tiempo que vosotros. En lo que llamáis vuestro plan de vida decidisteis que creceríais juntos, que os llevaríais bien y que os apoyaríais mutuamente. Al principio de vuestra vida estas almas son vuestros padres y hermanos, y todas aquellas personas que os acompañan en los primeros años de vuestra vida. También son vuestros amigos y compañeros, vuestros jefes y compañeros de trabajo. Da igual qué circunstancias viváis, sed conscientes en todo momento de que estáis en el escenario de la vida, cuyos actores habéis elegido vosotros mismos. Este conocimiento podría ayudar a que manejéis mejor ciertas situaciones. Este ha sido mi mensaje para vosotros. ¡Me hace muy feliz apoyaros cuando me lo pedís!’’

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s