En las profesiones de ayuda o sanación no es extraño que los clientes o pacientes, a menudo sin darse cuenta, sean manipulados. El medio de presión que se usa más comúnmente es el miedo. Como es habitual en muchas otras industrias, también en el ramo de la sanación muchos de los llamados auxiliadores funcionan con el “negocio del miedo”. Primero se genera el miedo, luego se ofrece ayuda y ya funciona la maquinaria de la manipulación a todo gas. Desafortunadamente, con frecuencia esto se comprueba después, cuando quieren convencer a sus pacientes sobre productos o preparados que no necesariamente precisan pero que les producen buenas ganancias. Uno debería protegerse especialmente de aquellos sanadores que quieren crear dependencias. A menudo se trata de personas que se hacen pasar por muy espirituales y conocedoras y, sin embargo, con un examen más cercano, viven un lado oscuro del poder y quieren atar a los demás mediante la manipulación y el miedo.

Conducir a la auto-responsabilidad

La calidad de un auxiliador o sanador se mide en cómo guía a sus clientes hacia el camino del auto-empoderamiento. La sanación y una vida plena, solo pueden “funcionar” cuando el cliente entiende que solamente él es responsable de ello. Que puede necesitar ayuda y apoyo, pero que en última instancia debe asumir la responsabilidad de estar o permanecer sano a largo plazo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s