Los teólogos cristianos denominan a la concepción de Jesús la ‘‘concepción por medio del Espíritu Santo’’ y al nacimiento de la Virgen María ‘‘el nacimiento de una virgen’’. Algunos versos del Nuevo Testamento consideran estos hechos uno de los mayores milagros de Dios. Yo creo en muchos de estos planteamientos, pero no en todos.

En esta relación es importante saber que los evangelios del Nuevo Testamento fueron escritos para difundir un mensaje evangélico (del griego eu-angelos = ‘‘difundir buenos mensajes’’), y no uno histórico. Los investigadores de la religión afirman incluso que en aquellos tiempos los evangelios tenían ‘‘un gran afán propagandístico’’. Teniendo en cuenta esto, parece plausible que los evangelios no fueran escritos para recopilar acontecimientos históricos para la posteridad. Además, algunas partes de la Biblia han sido en ocasiones malinterpretadas o (de forma inconsciente) mal traducidas.

En textos antiguos, a la Madre María se la denomina almah. La palabra semítica almah, que se tradujo como ‘‘virgen’’, simplemente significa ‘‘mujer joven’’. Su significado no guarda ninguna relación con la virginidad física. Por ello, para la Madre María, es totalmente posible ser una almah y al mismo tiempo la esposa de José.

Como esposa de un matrimonio dinástico (José no era carpintero, su trabajo también se tradujo de forma errónea), María estaba sometida a ciertas reglas. Tuvo que vivir un periodo de prueba como esposa, sobre el que hablaré en futuras entradas de mi blog. No obstante, las reglas eran estrictas y solo permitían la concepción de hijos en fechas fijas.

La visión católica de este asunto se basa en el hecho de que María fue virgen toda su vida, y por ello se la venera como la ‘‘Virgen María’’. No obstante, los evangelios1 no mienten sobre el hecho de que Jesús no fue su único hijo, algo que hace de la virginidad física de María algo aún más difícil de creer. Incluso si ella concibió a Jesús por medio del Espíritu Santo, y no por medio de un acto sexual, uno se plantea cómo pudo dar vida a otros hijos. Es difícil de creer que María concibió a todos sus hijos por medio del Espíritu Santo. Esto hace pensar en que la Iglesia tiene un problema con la moral sexual en general y con las mujeres en particular.

 

1 Mateo 13,55 – Lucas 2,7 – Marcos 6,3

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s