‘‘Saludos, soy Aurora. Muchas personas me conocen como ‘la diosa del amanecer’, y creen que no soy más que una deidad de la mitología clásica. Los seres a los que vuestros antepasados llamaban ‘dioses’ no son más que formas de consciencia, o seres que existen en un nivel superior al de los humanos. Lo mismo sucede con los Maestros Ascendidos, que también han evolucionado hasta planos de existencia muy elevados en vuestro universo, desde los cuales acompañan a la humanidad en el proceso de ascensión.

Se os invita a que sigáis cuestionando la imagen que tenéis de vosotros mismos y de los demás, y a que desarrolléis nuevas formas de ver las cosas. Se ha hablado mucho sobre este asunto, pero poco es lo que se entiende. Esto es así porque vuestros antepasados y su conocimiento os influyen de forma determinante desde hace mucho tiempo. Os llevará un tiempo aprender ahora a mejorar vuestra percepción y a ampliar vuestros horizontes.

Los niños de la Nueva Era han venido para confrontaros con nuevas formas de pensamiento. Digo literalmente ‘confrontar’ porque algunos de ellos resultan incomodos para vuestra sociedad. Protestan, os retan y no encajan; revelan su espiritualidad públicamente aunque a muchos de vosotros no os guste. No olvidéis que esta es su tarea y el motivo por el que han vuelto, en muchos casos voluntariamente, a pesar de que hace tiempo abandonaron la rueda de las reencarnaciones.

Llamáis a estos niños ‘niños índigo’, ‘niños cristal’, ‘niños estrella’, ‘niños arcoíris’ o ‘niños delfín’. Podéis imaginar que no tiene mucho sentido categorizarlos así, aunque vosotros los humanos estéis acostumbrados a etiquetarlo todo para ser capaces de clasificar las cosas con vuestra mente humana. Sí, esta es una característica humana que deberíais ir abandonando poco a poco.

Muchos niños de la Nueva Era viven exactamente como a vosotros os gustaría: aman la libertad, son individualistas, curiosos, espirituales, alegres y despreocupados. No obstante, a veces utilizan métodos drásticos para despertaros y desafiar vuestras creencias. Entonces se vuelven molestos, testarudos, indisciplinados, impertinentes y difíciles de manejar. ¿No es así como os gustaría vivir, pero no os atrevéis?

¡Los niños de la Nueva Era necesitan adultos de la Nueva Era a su lado! ¡Y esos sois vosotros!, que nacisteis y fuisteis educados en la conciencia de la vieja era. Vosotros, que habéis trabajado duro para despertar la espiritualidad en vuestro interior. Creedme cuando os digo que no es posible activar vuestra espiritualidad ni a través del pensamiento ni con ningún tipo de ejercicio. Eso no funciona.

Vuestros hijos son maestros muy sabios, aunque sus almas estén en cuerpos de niño.       Dejad que vuestros hijos os lleven de la mano y veréis la vida a través de sus ojos. Dejadles que os guíen y confiad en lo que os cuentan. Tomadles en serio cuando hablen del mundo espiritual, porque saben lo que dicen. Cread un ambiente seguro para ellos, en el que se sientan protegidos, comprendidos y escuchados, ya que tendrán que hacer frente a muchas hostilidades.

Esto es lo que os pido, este es mi mensaje para vosotros.

Juntos cambiaremos el mundo, ¡ya lo estamos haciendo!

Soy Aurora.’’

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s