VÍSTEME DESPACIO. Un mensaje espiritual de Eloiah y Akabesh

¡Saludos! Somos dos Ángeles de los grupos de  Ángeles “Eloiah” y “Akabesh” hablando en su nombre. Vísteme despacio… Este refrán te parecerá algo caduco, pasado de moda, como soléis decir los humanos. Pero, piénsalo detenidamente y verás que no ha perdido ni un ápice de actualidad. Las personas sentís que el tiempo corre cada vez a mayor velocidad. Y de hecho es así: El tiempo se mueve más deprisa que hace veinte años. Todo ello según vuestra forma de medir el tiempo. Nosotros, los ángeles, no tenemos ninguna forma para medir el paso del tiempo y vosotros, en realidad, tampoco. El tiempo y el espacio son solo ficciones, suposiciones, muletas del pensamiento.

Ósea que el tiempo se ha acelerado. Vuestros científicos ya lo han constatado, pero también vosotros os habéis dado cuenta, en la vida diaria, de que el tiempo corre cada vez más deprisa. Y no solo lo percibís a final de año o en vuestro cumpleaños, no, lo hacéis continuamente.

A ello hay que añadir que llenáis el tiempo con todo tipo de actividades. Antes todo iba mucho más despacio. Y sino mirad lo que hacéis a lo largo del día y escribid una lista con todas las actividades que hacéis en una sola jornada. Os sorprenderá el resultado, no creeréis lo que llegáis a hacer…

La suma de todas las actividades a veces os ahoga, pero a penas os dais cuenta de ello, porque vuestro entorno se ha adaptado a esa velocidad. No nos referimos únicamente a vuestros vecinos: Poned la tele en marcha y ved a que velocidad se suceden las imágenes en la pantalla, con que rapidez se suceden las noticias y la información ante vosotros. Se os obliga a pensar deprisa, a retener, a reaccionar o a decidir.

Pero el conjunto de todo esto no os hace ningún bien. Vuestra alma necesita de más espacio y de más tiempo. Quizá suene como una paradoja, pero es así. Vuestra alma, vuestro núcleo interior, necesita un lugar, espacio y tranquilidad, necesita de pausas. El alma necesita parar de vez en cuando,deberiáis intentarlo. Deteneos de vez en cuando y descansad. No solo los fines de semana – a veces no descansáis ni siquiera esos días- o durante las vacaciones. Buscaos espacios de libertad, horas o incluso días, en los que estéis solos, sólo para vosotros mismos. Retiraos a un lugar tranquilo, escuchad música, soñad, dormid, meditad, lo que prefiráis. Lo importante es que mantengáis vuestro  espacio interior libre de imágenes, de ruidos, efectos, libre de los miedos y las preocupaciones de vuestro entorno. Mantened vuestro sagrado espacio interior libre de basura energética, de ruido electrónico y de…Tú ya sabes de que, de que te has de mantener alejado o de que te has de liberar de vez en cuando.

Con esto nos despedimos por hoy aunque os lo recordaremos de vez en cuando. Y es que infravaloráis el estrés y el ruido que os rodea. Y con ello no os hacéis ningún bien.

Mensaje transmitido por Ingrid Auer (c) https://www.ingridauerespanol.com 

Español

LOS SERES ESPIRITUALES NO CAEN DEL CIELO. Un mensaje espiritual de Eloiah y Akabesh

¡Saludos! Somos dos Ángeles de los grupos de  Ángeles “Eloiah” y “Akabesh” hablando en su nombre. ¿Sabéis quiénes sois? Hoy vamos a explicároslo con palabras humanas: Sois chispas de luz, chispas espirituales, divinas, las cuales se han buscado un cuerpo, en el que, a modo de capullo, existir en un estado crepuscular. Casi podríamos decir, en el que vegetar, pero eso sonaría a descalificación, a algo peyorativo. Vosotros dormitáis con los núcleos de vuestras almas, con vuestros núcleos espirituales desde incontables encarnaciones y vivís esas diversas encarnaciones como en una película. “Eso no puede ser”, exclamaréis al oír esto.. “porque si fuera como en una película yo no sentiría hambre, ni sed, ni tendría necesidades, ni sentiría dolor. Nosotros vivimos realmente…!”

Pero escuchadnos: Estás protegidos, vivís como acolchados en una torunda de algodón y solo percibís muy tenuemente lo QUE EXISTE EN REALIDAD. Y es que hasta hoy no habéis realmente comprendido lo que de verdad sois. Sois seres lumínicos, estructuras divinas interdimensionales, chispas, existencias –estamos buscando el término más correcto- o seres, por qué no simplemente seres, para quienes ha llegado el momento de salir del capullo para retomar su antigua posición. Podéis imaginároslo como si estuvierais en un nido de abejas, o de avispas. No todas las abejas salen a la vez, a pesar de que su reloj biológico les ha  programado a todas un mismo momento. Así, primero sale una, luego otra y luego la siguiente. Ocurre lo mismo con vuestro despertar espiritual. Os frotáis los ojos sorprendidos, miráis a vuestro alrededor y constatáis con asombro que seguís teniendo una apariencia humana. Pero en lo más profundo de vuestro interior algo ha cambiado. Vuestra luz interior, vuestra conciencia, ha comenzado a irradiar luz.

 Al principio ni vosotros mismos os distéis cuenta, luego sí porque la luz era cada vez más fuerte, más intensa. A veces vuestro ego os juega una mala pasada y comenzáis a compararos entre vosotros y libráis lo que nosotros llamamos “concursos espirituales”. Eso es normal, los niños también lo hacen. Un día, cuando hayáis salido de las sombras de vuestra grandeza verdadera, reconoceréis quienes sois. Sentiréis automáticamente cual es vuestra tarea y dejaréis de buscarla compulsivamente.

Mensaje transmitido por Ingrid Auer (c) https://www.ingridauerespanol.com 

Español